Cómo preparar tu elevator pitch en 5 pasos - María del Olmo

Cómo preparar tu elevator pitch en 5 pasos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué harías si tuvieras poco más de un minuto – o el tiempo que dura un viaje en ascensor –  para presentarte?

¿Cómo venderías tu proyecto o servicio?

Pues de esto vengo a hablarte hoy: del famoso elevator pitch y cuáles son los 5 pasos que debes tener en cuenta para preparar el tuyo.

 ¿Te has puesto a prueba alguna vez?

Primero, empecemos por lo básico: ¿qué es un elevator pitch?

Antes de entrar de lleno en cómo hacer un elevator pitch, no va nada mal refrescar conceptos. El término elevator pitch es un anglicismo que, traducido, vendría a ser “discurso de ascensor”.

Espera, María, ¿ tengo que encerrarme en un ascensor para dar un discurso?

No, baby, nada de eso.

Este concepto se ha puesto muy de moda en el mundo de los negocios y del emprendimiento para presentar proyectos de forma rápida ante posibles inversores, colaboradores o clientes.

Y, ¿qué pinta el ascensor?

Muy sencillo: debes explicar quién eres y qué haces en lo que dura un viaje de ascensor. Vamos, que vas a poner en práctica aquello de “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Te enseño cómo preparar tu elevator pitch en 5 pasos. 

¿Preparada?

Prepara tu elevator pitch en 5 pasos

Sin presión, pero solo tiene entre 45 segundos y un minuto para presentarte y explicar a qué te dedicas.

Sigue estos 5 pasos para ordenar tu discurso:

1. Capta la atención

Es importantísimo que al principio captes la atención de quien te mira.

Pero, ¿cómo capto su atención?

Las preguntas son una fórmula muy útil para captar la atención. Piensa que siempre que haces una pregunta, la gente va a tener que escucharte (se les ve a la legua si han perdido el hilo). 

En mi caso, por ejemplo, empezaría con algo como: ¿Sabes que el 80% de las personas tienen miedo a hablar en público?

Haz preguntas, comenta una curiosidad, algo bizarro…

2. Explica quién eres.

Vamos al segundo paso: explica quién eres.

Explica tu historia. Desde lo más básico –como que te llamas Marta, Laura o Josefa y vienes de Murcia, Barcelona o Madrid – pasando por explicar qué haces y cómo has llegado hasta aquí.

3. Habla de lo que haces.

Ahora llega el turno de presentar tu proyecto y puedes ayudarte de la fórmula PAS (Problema – Agitación – Solución).

  • Plantea el problema al que das respuesta.  
  • Agita tu interlocutor y recuérdale las consecuencias negativas de no solucionar ese problema, bien por no actuar o por no hacerlo de la forma adecuada.
  • Muestra la solución que le vas a dar.

Es importante que muestres por qué tú y no otra persona, por qué contratarte o comprarte a ti. ¿Qué es lo que te diferencia?

Así que, ya sabes… explica tu solución + fórmula de distinción..

4. Comenta tus planes de futuro.

Comentar tus planes de futuro sirve para aportar confianza a tu interlocutor.

Y no, no me refiero a si tienes macarrones para comer ni a que tengas pensado adoptar un perro.

Habla de tu futuro como empresa o emprendedor: qué viene, qué planteas hacer a corto o largo plazo… demuestra que tu proyecto es sólido.

5. Llama a la acción.

Por último, la llamada a la acción. Recuerda dar un último toque para que quieran volver a saber de ti.

A veces, puede ser una frase tan sencilla como, por ejemplo: “Si quieres saber más, sígueme en Instagram.”

O, en el caso de una charla de 200 personas, podrías acabar con algo así como “si me envías un email, te paso el PowerPoint de mi presentación”.

Es imprescindible que recuerdes esto: la llamada a la acción puede estar controlada por tu interlocutor o por ti.

Te pongo un ejemplo:

Si hablas con un inversor que ves que no tiene mucho tiempo, el control debes tenerlo tú. Podrías acabar tu elevator pitch con una frase como: “Dame tu teléfono y en un par de días (semanas o lo que sea) te llamo”. Porque si le dices “Toma mi tarjeta y ya me llamarás”. Lo más probable es que no te llame.

Y, por el contrario, si tienes una gran audiencia (puede ayudarte mi artículo sobre hablar en público), propón a tú público algo para que un porcentaje (un 10% o un 20%) de las personas sentadas enfrente se pongan en contacto contigo. Una forma sería enviarles tu presentación si te escriben un email, como te he comentado o enviarles algo de valor añadido.

Resumimos…

Para hacer un buen elevator pitch, debes:

  1. Captar la atención 
  2. Explicar quién eres 
  3. Explicar qué solución ofreces y distinguirte de los demás
  4. Dejar ver tus planes de futuro 
  5. Llamar a la acción.

Y, un punto extra: shhht, no lo expliques todo. Deja información en el tintero: ni puedes ni debes explicarlo todo si quieres mantener la curiosidad y que vuelvan a ti.

Ahora que ya sabes las partes que debe contener un elevator pitch, ¡ponte manos a la obra y prepara el tuyo YA, baby!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado este artículo?

Apúntate a mi newsletter para no perderte ninguno. Suelo publicar dos o tres artículos al mes, todos con el objetivo de ayudarte a brillar a través de la comunicación, con herramientas que tú posees, pero a las que todavía no sabes cómo sacarles el mayor provecho.

María del Olmo será responsable por tus datos, se enviarán a Mailchimp para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en la política de privacidad.

Ir arriba