Eclipse por PowerPoint: Que no te coma tu presentación - María del Olmo

Eclipse por PowerPoint: Que no te coma tu presentación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

A menudo, en mis formaciones sobre “Cómo hablar en público”, me gusta inventar conceptos. 

Y este es uno de ellos: Eclipse por PowerPoint.

Un concepto inventado para hablar de un fenómeno muy arraigado en el mundo de las presentaciones online y que, sin ningún tapujo, afirmo: debe desaparecer.

Se trata del fenómeno en el cual la presentación se merienda al orador.

¿Te ha pasado?

A veces, ya sea por miedo, vergüenza o falta de preparación, nuestra presentación nos eclipsa. Nos pasamos tantas horas diseñando y concretando el formato de nuestra presentación que nos olvidamos de nuestra propia exposición. Nos olvidamos de practicar cómo vamos a realizar el discurso y cómo vamos a conectar con nuestra audiencia. 

Y es que, por si no lo sabías, baby, no hay contenido que transmita sin un buen orador. Dicho de otro modo, sin gallina, no hay huevos. 

¿Cómo podemos evitarlo? 

En este artículo te traigo seis consejos para que nunca más te coma una presentación. ¿Me acompañas?

1. Me importas tú y tú y, solamente, tú.

Tú debes ser el foco. Porque, aunque importe lo que digas, la atención debe estar centrada en ti. Con tu discurso tienes el poder. Tú tienes el magnetismo para enganchar a quien te escuche y hacer que no se despiste ni un segundo. 

La presentación debe ser un refuerzo, pero lo importante del discurso debes comunicarlo tú.

2. Nunca leas tus diapositivas.

Es importante que nunca leas las diapositivas de tu presentación. Si basas tu discurso en la lectura de las diapositivas, transmitirás la sensación de poco dominio del tema o de falta de preparación.

Parece obvio, pero tu público ya sabe leer. Aporta mucho más de lo que diga ahí.

3. Anticípate a la diapositiva.

Si quieres que las personas que te están escuchando no desconecten ni un segundo, anticipa verbalmente lo que expondrás después en la presentación. Con ello, conseguirás notoriedad, mostrarás dominio del tema y, sobre todo, manifestarás respeto por tu audiencia.  

No nos podemos permitir pasar diapositiva, leerla (como si nos fuese ajena) y decir: Ah, sí!- Nooooooo, tú dominas la presentación, no ella a ti.

4. Menos, es más.

Hay que comunicar no decorar. Tu finalidad no debe ser que la presentación quede bonita, sino que transmita.

Recuerda, las diapositivas apoyan, tu público no tiene que leer, tú se lo explicas.

¿Seguro que ya has terminado con el PowerPoint o con el CANVA? A ver si te ayudo…

  1. Quita colores. 
  2. Suprime algunas fotos. 
  3. Reduce la longitud de las frases.
  4. No te pases con las animaciones. 

Resumiendo: simplifica todo lo que puedas, y un poquito más.

No nos podemos permitir pasar diapositiva, leerla (como si nos fuese ajena) y decir: Ah, sí!- Nooooooo, tú dominas la presentación, no ella a ti.

5. Ensaya con la presentación.

Para que salgas airoso/a de tu presentación, debes ensayar mucho antes. Imagínate a tu audiencia y proyecta tu discurso como si estuviera allí. 

Con los ensayos, controlarás el tiempo y podrás apuntarte más ejemplos para hacer más ameno tu speech.

Te puede interesar: ¿Miedo a hablar en público? Los nervios ya no serán tu problema.

6. Explora otros medios.

¿Has probado a salir de tu zona de confort y explorar otras formas de presentar?

Una pizarra, un rotafolio o… simplemente, no utilices NADA. 

Tienes que interiorizar que si estás exponiendo algún tema es porque ya sabes sobre ello. Te has formado e informado para ello. Por tanto, tú eres el foco, baby. Tú eres lo importante.

Y, otro consejito EXTRA: Vuelve al punto uno.

¿Te acuerdas de cuál era el punto uno?

Tú.

A veces, olvidamos demasiado rápido que nuestra pasión nos define. Si eres expert@ en algo es porque este tema te apasiona. Te motiva y te mueve. Y, por lo tanto, tú eres el foco. Tu experiencia y tus conocimientos te definen. Lo demás es secundario.

Tres aplicaciones para crear historias que respeten al orador.

En estos tiempos, las conferencias, charlas, ponencias, formaciones, se han pasado al on-line, y baby, las conferencias digitales muchas veces no respetan al orador, y en el momento en que compartes tu presentación, tú pasas no a un segundo plano, si no a un décimo, pues la diapositiva es diez veces más grande que tú.

Así que voy a dejarte alguna app para solucionar esto:

StreamYard

StreamYard es un portal para hacer transmisiones en vivo desde tu navegador. Puedes transmitir directamente a YouTube, LinkedIn y otras plataformas sin que tengas que descargarte ningún software.

Le da importancia al orador cuando compartes tu presentación y puedes hasta añadir un banner con tu nombre. Permite la interacción con los espectadores y muestra los comentarios en pantalla. 

Loom

Para grabar tutoriales o formaciones.

Loom es una web que te permite grabar la pantalla del ordenador, grabar audio externo y grabarte con tu webcam y compartirlo sin necesidad de usar herramientas externas. Puedes hacer tres tipos de grabaciones:

  • Grabación de nuestra pantalla y voz.
  • Grabación de la webcam y voz.
  • Grabación de nuestra pantalla, de nuestra webcam y voz.

Una herramienta muy intuitiva con la que será fácil empatizar con tu público y dejarás de esconderte detrás de la pantalla. 

Mmhmm.app

Esta aplicación te permite hacer muchas cosas. Como, por ejemplo, meterte dentro de tu presentación. De este modo, si diseñas la presentación dejando un espacio para tu imagen, puedes aparecer ahí e incluso interactuar con el contenido.

En lo que se refiere a lo presencial, te doy estos consejos:

  • Si la pantalla es muuuucho más grande que tú, plantéate si la necesitas. Si es que sí, adquiere poder moviéndote, gesticulando, ocupando espacio en el escenario.
  • Nunca des la charla mirando a la presentación, seguramente tendrás que dar un poco la espalda a tu público.
  • Si la presentación no se ve por la luz y la opción es apagar las luces y que tú ni existas, vuelve a plantearte si la presentación es de vida o muerte. Si puedes, prescinde de ella y que los focos vengan a ti. 

En resumen:

  • Tú eres el protagonista, toma el poder.
  • No llenes tu presentación, tiene que ser algo visual y esquemático. Si tu público lee la presentación, deja de escucharte.
  • La presentación es un apoyo, no controla tu speech. Tú mandas sobre ella, anticípate.

¿Quieres que haga un vídeo explicándote cómo preparo mis presentaciones?

O, ¿te interesa más saber cómo funcionan las web y apps que te he comentado para presentar?

Te leo en comentarios.

3 comentarios en “Eclipse por PowerPoint: Que no te coma tu presentación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado este artículo?

Apúntate a mi newsletter para no perderte ninguno. Suelo publicar dos o tres artículos al mes, todos con el objetivo de ayudarte a brillar a través de la comunicación, con herramientas que tú posees, pero a las que todavía no sabes cómo sacarles el mayor provecho.

María del Olmo será responsable por tus datos, se enviarán a Mailchimp para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en la política de privacidad.

Ir arriba